volver volver
Alimentación de verdad
volver volver
Alimentación de verdad

Cómo detectar la gripe felina

Aparentemente es como un resfriado en los humanos: moqueo continuo, cierto lagrimeo, dolor de garganta. Y aunque no suele ser especialmente relevante en gatos adultos puede ser letal para los cachorros o los gatos ancianos. En Ownat te lo contamos todo para que sepas identificarla y tratarla.

La primera pregunta, y más importante, ¿sabes qué es la gripe felina? Es una enfermedad bastante común entre los felinos, y puede llegar a convertirse en algo crónico. Esta puede estar provocada por uno o ambos virus de la gripe felina:  Herpesvirus felino (síntomas agudos que pueden llegar a causar la muerte. Normalmente le lleva varias semanas recuperarse y en su mayoría lo superan sin problemas) y Calicivirus Felino (síntomas más moderados como llagas en la boca o secreción nasal).

Ahora vayamos a la segunda pregunta vital: ¿cómo la identificamos? Hay una serie de síntomas sencillos de identificar (y más cuando se dan a la vez): estornudos, secreción nasal, ojos llorosos, conjuntivitis, rinitis, pérdida de apetito, apatía, fiebre, cojera (algunas cepas pueden provocar esto en felinos jóvenes). Como puedes ver no dista mucho de lo que sería un resfriado en humanos, ahora bien, combatirlo a veces no es tan sencillo.

¿Qué tratamiento tiene? Lamentablemente no hay un medicamento específico que lo trate y lo mate, la inmensa mayoría de los tratamientos que hay disponibles son de apoyo y consisten en antibióticos que ayudan a tratar las infecciones secundarias. Así nos aseguramos que los felinos están cómodos, en la medida de lo posible, que el dolor remite y que van comiendo y bebiendo poquito a poco.

Lo que sí puedes hacer es vacunarlos como prevención, y suministrar las dosis de refuerzo de forma periódica, ¡así evitarás posibles problemas futuros!

Una vez has identificado la gripe es muy importante que, si tienes más de un gato en casa, lo separes del resto para que no se contagien. ¡Y que actúes con rapidez porque tiende a propagarse de forma muy rápida!

Otro de los aspectos a tener en cuenta es que la mayoría de los gatitos que sufren la gripe felina quedan como portadores latentes, eso quiere decir que el virus está “oculto” en su organismo. Así  que, si sus defensas bajan (estrés, lactancia, maternidad, una cirugía…) es probable que vuelvan a caer enfermos de gripe.

Vale, ¿y qué hago si mi gato tiene gripe? Lo primero y más importante es acudir a tu veterinario o veterinaria de confianza para que te ayude a tratar con todos los síntomas. Con todo ello deberás controlar las infecciones secundarias siguiendo todas las pautas del veterinario, darle un tratamiento de soporte, ayudarle a reforzar el sistema inmunológico y tratar de evitar todo tipo de situaciones que puedan derivar en mayor estrés.