volver volver
Alimentación de verdad
volver volver
Alimentación de verdad

Cómo hacer la transición de un pienso a otro, ¡descúbrelo!

Cambiar de un pienso a otro es toooodo un proceso, y para evitar problemas lo ideal es hacerlo poco a poco y respetando algunos tiempos. Este mes en Ownat te damos las claves y pautas para que un cambio de receta no repercuta negativamente en tu peludo o felino. Toma nota, ¡es mucho más sencillo de lo que crees!

Normalmente se contempla aproximadamente una semana de transición, y cada día y poquito a poco se va incorporando el pienso nuevo. Siempre combinado con el pienso que actualmente está comiendo tu peludo o felino, cumpliendo con la ración diaria que necesita. Nadie debe pasar hambre bajo ningún concepto, ¡eso es muy importante eh! 😉

Día 1 y 2
Los primero dos días debes darle un 75% del pienso de su receta antigua y un 25% de pienso de la nueva receta. Es muy importante que estos dos días prestes especial atención a cómo le sienta el cambio: ¿cómo son sus cacas? ¿notas que tenga más gases? ¿ha vomitado? ¿parece que tiene molestias intestinales? Si no presenta ningún trastorno digestivo, sigue con la transición sin problemas.

Dia 3 y 4
Durante estos dos días incrementamos porcentajes, y pasamos a un 50% de pienso antiguo combinado con un 50% de pienso nuevo. Aunque haya superado los dos días anteriores sin problemas, no dejes de revisar su comportamiento. ¡En Ownat no queremos que ningún peludo o felino lo pase mal!

Día 5 y 6
¡Y llegamos casi al final de la transición! A lo largo de los días 5 y 6 le ofrecemos un 75% del nuevo pienso y un 25% del pienso antiguo. Si hasta el momento no ha experimentado ningún problema puedes estar tranquilo o tranquila, es probable que todo vaya bien y que tu peludo o felino se esté adaptando perfectamente.

Día 7
¡Y ahora sí que sí! El último día le puedes ofrecer el 100% del pienso nuevo, y dejar que disfrute de lo lindo de su nueva receta.

Nosotros te sugerimos una semana, pero no hay ningún problema en alargar este proceso unos días más. ¿Qué es lo que siempre debes tener en cuenta? Los porcentajes. Intenta mantener estos que te proponemos, para que así tu mejor amigo se adapte de forma progresiva a la palatabilidad del nuevo pienso sin sufrir  intolerancias digestivas.

¿Qué puede pasar si no respetas esta transición? Pues que tu peludo o felino  experimente vómitos, gases en exceso, diarreas o incluso un profundo rechazo a la nueva comida. En Ownat jamás te recomendaremos hacer un cambio drástico, y más cuando hacer las cosas bien están sencillo, ¿no?

Si por el camino o a lo largo de la transición ves que el cambio no le está sentando bien, detén el proceso. Puede que estemos frente a una intolerancia, y en este caso lo mejor es que lo consultes con tu veterinario para descartar cualquier problema.