volver volver
Alimentación de verdad
volver volver
Alimentación de verdad

Cómo mantener la higiene bucal de tu peludo

Nuestros amigos de cuatro patas suelen tener una mejor salud bucal que los humanos, ¿lo sabías? Aún así, la higiene de sus dientes es muy importante y necesaria para prevenir algunas enfermedades o infecciones bucales. ¡Hoy te damos algunos consejos para que tu peludo tenga la mejor de las sonrisas!

Comprobando a menudo sus dientes, y siguiendo estos pequeños consejos que te damos estamos seguros de que mantener esa sonrisa perruna radiante será algo de lo más sencillo, ¡empezamos!

Comprueba su aliento
Sabemos que no es algo especialmente “agradable” y que difícilmente el olor sea como el del pan recién hecho, peeeeero es importante que lo chequees de vez en cuando. Si percibes que huele muy mal, que vomita con cierta frecuencia, que bebe mucha agua o que ha perdido el apetito, es mejor que lo lleves al veterinario para evitar posibles problemas derivados.

Inspecciona su boca
Una vez a la semana levanta sus labios e inspecciona encías y dientes con detalle. Sus encías deben ser de color rosa; no rojas, blancas, negras o verse inflamadas.  ¿Y sus dientes? Tienen que estar limpios, sin  sarro marrón o marcas negras adheridas. Si al inspeccionar su boca detectas que sus encías no presentan buen color o que sus dientes están marrones, es mejor que el veterinario lo revise en profundidad.

Síntomas de un problema
Hay una sería de síntomas que nos pueden avisar de que nuestro peludo está experimentando problemas bucales o gastrointestinales. Presta atención a estos detalles:
_ Mal aliento
_ Bultos en las encías
_ Dientes flojitos
_ Quistes bajo la lengua
_ Encías inflamadas o sangrantes

Cepillado de dientes
Ellos también tienen que tener su propio pack de cepillado, ¡tenlo en cuenta y hazte con uno! Simplemente necesitas un cepillo de dientes especial para peludos (normalmente es más pequeñito que el nuestro y sus púas son más suaves. Lo encontrarás en tiendas especializadas o clínicas veterinarias). Hay también pasta de dientes canina especifica, ¡no uses tu pasta de dientes! La composición de la pasta de dientes para humanos puede dañar su estómago con facilidad, compra una pensada para ellos.

Cómo cepillarle los dientes
¡Empecemos por el principio! Sitúa el cepillo en un ángulo de 45 grados con respecto a los dientes de tu peludo y limpia haciendo pequeños movimientos circulares. Lo ideal es trabajar por áreas, levantando el labio cuando sea necesario para que así te resulte más sencillo acceder a todas las zonas. El lado del diente que toca la mejilla por lo general tiende a acumular más sarro de lo normal, dar un ligero golpe final puede ayudarte a eliminarlo con mayor facilidad. ¿Cada cuánto tiempo deberías hacer esto? Dos o tres veces a la semana seria lo ideal.

Juguetes mordedores
Hay determinados juguetes para morder que ayudan a fortalecer los dientes de los peludos, ¡y a liberar el estrés a la vez! Roer un hueso (recomendado por tu veterinario) o juguetes específicos dentales le ayudarán a masajear sus encías y a mantener los dientes limpios, ya que rasparán su sarro blando. Pregúntale a tu veterinario de confianza y te aconsejará la solución más adecuada para tu mejor amigo. Presta atención a los snacks dentales, hay muchos y muy diferentes pero no todos son óptimos. Infórmate bien para optar por aquellas soluciones que mejor se adapten a tu peludo 🙂