volver volver
Alimentación de verdad
volver volver
Alimentación de verdad

Consejos básicos para educar a gatitos, ¡toma nota!

Educar a un gatito, sobre todo cuando son pequeños, puede parecer una odisea, ¡pero solo es cuestión de conocer los puntos clave! Lo ideal es tener sesiones cortas y frecuentes y saber compensar muy bien su comportamiento y trabajo. ¡Te damos algunos consejos que te ayudarán!

La educación básica de tu pequeño felino se da en sus primeros 6 meses de vida, aquí tanto la madre como sus hermanos suelen jugar un papel fundamental. Básicamente el gatito imita las acciones de la madre, y luego poco a poco, a través de la experimentación, va aprendiendo por sí mismo. En este sistema de aprendizaje, tu contribución también es importante así que, ¡empecemos por el principio!

Siempre se recomienda esperar a que el gatito tenga al menos dos meses antes de separarlo de su mamá y sus hermanos. ¿Por qué? Porque la madre, además de grandes dosis de amor y cuidado, le enseña cosas muy importantes, como hábitos sociales y de higiene.

Rascar y morder
Es de vital importancia que tu pequeño felino entienda lo antes posible, lo que está permitido y lo que no. Piensa que cuanto más tiempo pase, más desarrollados estarán sus dientes y uñas, ¡y más daño podrá causar! Cuando este juegue con sus hermanos, los mordiscos y arañazos que reciba por parte de estos le ayudarán a determinar la fuerza con la que él debe morder y arañar. Es una ley bastante sencilla: en función del daño que me causan veo hasta dónde puedo llegar yo con mi fuerza. Si en algún punto te araña o muerde con fuerza, detén el juego y recuerda redirigir su atención a un juguete o un rascador.

El arenero
En el mejor de los escenarios a las cinco o seis semanas de vida tu gatito ya habrá aprendido a usar su bandeja. Pero si no es así, acostumbra a colocarlo en el arenero con frecuencia, sobre todo después de las comidas. Si coges sus patitas con cariño y cavas un pequeño hoyo en el arenero le ayudarás a que, poco a poco, aprenda a cubrir sus excrementos. Te hará falta un poco de paciencia, pero repitiéndolo algunas veces acabará interiorizándolo sin problemas 🙂

Buenas noches
Los felinos son especialmente nocturnos, así que no te alarmes si ves que tu gatito pasa gran parte de la noche en vela o danzando por la casa. ¿El problema? Que si eres tú el que quiere descansar puede que su incansable marcha nocturna se convierta en una verdadera tortura para ti. Una de las formas más sencillas y evidentes de modificar esta conducta es mantenerlo muy activo durante el día: juega con él varias veces a lo largo del día o haz una sesión larga justo antes de dormir. ¡Y otro consejo rápido!  Si por la noche te despierta con su actividad, ¡no le prestes atención si no es realmente necesario! Piensa que sino él lo podría interpretar como un juego, y sin tú quererlo estarás fomentando este comportamiento.

Juegos bajo control
Los felinos suelen ser bastante juguetones, y eso está muy bien porque de esta forma desarrollan habilidades y aprenden a relacionarse con sus hermanos. Ahora bien, sus garras y dientes pueden no resultar tan agradables para ti, sobre todo cuando el gatito no controla aún su fuerza.
Para evitar arañazos y mordeduras no uses tus manos para jugar con él, utiliza solo juguetes para gatos.

Extra de paciencia
Desde el principio hay que tener en cuenta una cosa: educarlo no será tarea fácil. Y en gran medida también dependerá de la personalidad de cada gatito, de si este ha sido encontrado en la calle, de si nunca ha socializado con personas, de si ha sufrido algún tipo de maltrato… ¡pero en ninguno de estos casos será una cuestión imposible!

Ahora bien, tendrás que poner mucho de tu parte y ser realmente intransigente con tus ordenes a la hora de fijar conductas. Recuerda que, solo con que le permitas hacer algo una vez, estarás echando por tierra todo el camino que hayas avanzado.

¡Y no te olvides de los premios! Cuando haga las cosas bien recuerda tenerlo en cuenta y premiarle con unos mimos, una chuche o con unas palabras cariñosas que le dejen bien claro que ha hecho un gran trabajo.