volver volver
Alimentación de verdad
volver volver
Alimentación de verdad

¿Sabes cómo cuidar a tu peludo cuando bajan un poco las temperaturas?

Antes de que el frío aterrice del todo es bueno tener en cuenta algunos aspectos y precauciones para que tu mejor amigo se adapte lo mejor posible a él. Alimentación, paseos, juego, complementos extra (¡y calentitos!) para el hogar... ¡Hoy hablamos de todos ellos!

¿Todos y todas listos para que poco a poco el frío vaya haciéndose hueco en casa? Más allá de las mantitas, hay mucho más que puedes hacer para que tu peludo sobrelleve el otoño y el invierno lo mejor posible. Para empezar, ¡que no decaigan las actividades al aire libre! Sabemos que cuando las temperaturas bajan abandonar tu casa y el sofá puede convertirse en toda una odisea, pero como humano vas a tener que dejar un poco de lado la pereza.

¡Tu mejor amigo necesita salir y jugar al aire libre igualmente! ¿Para qué? Para evitar el aumento de peso, reducir el estrés, ejercitar su cuerpo y divertirse. Si tienes un peludo especialmente friolero (algunas razas tienden a serlo, y algunos peludos mestizos también eh, ¡cada uno tiene sus particularidades!) recuerda que puedes optar por alguna prenda tipo abriguito, jersey o chaleco que le ayude a regular su temperatura corporal cuando esté fuera. Este tipo de ropa es perfecta para peludos de pelo corto, perros pequeños, cachorros o perros senior.

¿Otro mini consejo? Evita las horas de máximo frío (como la madrugada o el anochecer), pero recuerda que ellos soportan mucho mejor el frío gracias a su pelaje; y que es probable que, aunque tú no te sientas del todo cómodo o cómoda a la intemperie, ellos estén la mar de bien.

¿Y con respecto a la alimentación? Los peludos que viven dentro de casa no necesitan modificar específicamente su dieta, pero aquellos que tienen su casa en el exterior (jardín, casas de campo o montaña) requieren de nutrientes extra. Una ingesta adicional de calorías les ayudará 🙂

Otra inclemencia con la que podemos contar es la lluvia, ¿qué hacer frente a ella? ¡Usa impermeables! Son perfectos para salir a pasear en días húmedos o de lluvia, y los puedes encontrar en las tiendas habituales de comida o en multitud de tiendas online. Si aún así tu peludo se moja, recuerda secarlo con una toalla o con un secador cuando llegues a casa, así evitarás resfriados.

Y ahora uno de los recursos más comunes: las mantitas. Si tu peludo vive dentro de casa recuerda ponerle una (¡o varias!) en su cama, esto le ayudará a protegerse de esos grados de menos y le permitirá crear un clima mucho más agradable. Si tu peludo vive fuera de casa, asegúrate de que en su casita no hay huecos por los que pase el frío o la lluvia, y si vas a comprar una casita nueva lo ideal es que optes por una de madera con patas, así conseguirás aislarlo mucho mejor del suelo frío y la humedad.

Ah, un último consejo: ¡no te pases con los baños! Báñalo cuando sea estrictamente necesario, y si lo haces que sea en un ambiente cálido. Después sécalo rápidamente con una toalla y un secador, para así regular rápidamente la temperatura corporal de tu mejor amigo.

¡Y eso es todo! Ahora disfruta del frío, los mimos compartidos en el sofá y los abrazos, ¡es una época fantástica para tener a tu peludo muuuuy cerca!